¿Cómo dejar de tener ansiedad?

Si estás con ansiedad y se te está haciendo cada vez más difícil de sostener, párate un instante para ver este vídeo y dedicarte un rato a entenderla y poder soltarla definitivamente.

Tómate unos minutos para ti ahora, si tienes ansiedad los necesitas, así que no te tacanees más. Respira hondo y vamos a ello.

Puedes verlo en vídeo o seguir leyendo más abajo:

Te voy a pedir que conectes y escuches tu ansiedad, porque para que te deje en paz, debes darle solución. Si te dedicas a evitarla con o sin medicación, acabará volviendo con más fuerza o en otro síntoma. Así que te animo a que la escuches y la atiendas. Te estarás haciendo un gran favor.

Es tu cuerpo intentando comunicarse contigo.

Antes que nada, vas a prepararte un poco, porque la ansiedad suele venir con el miedo a vivirla. Sé que es complicada, pero cuando te das cuenta que eres tú quien le da poder, verás que no es tan terrible. Así que vas a fortalecerte internamente para poder escucharla desde tu poder, no desde tu miedo.

Pon tus pies en el suelo e imagina que de ellos salen unas raíces que bajan hacia el suelo y lo atraviesan, bajan y penetran en la tierra. Nota como te vas anclando a la tierra. Y ahora siente como un hilillo de luz sale de tu coronilla hacia el cielo y notas como te conectas con el cielo. Estas conectado/a con tierra y cielo. Y ahora vas a anclarte también a tu poder personal. ¿Dónde lo sientes en tu cuerpo? Busca intuitivamente donde lo sientes en ti y llevas tu mano ahí. Si quieres incluso puedes imaginarte que tienes un pomo en esta zona de tu cuerpo y puedes cogerlo. Siente como te colocas en tu poder.

Ahora puedes atender tu ansiedad sin perderte en el miedo.

Si en algún momento del vídeo te entra ansiedad o te mareas un poco lleva tu atención a tus pies, muévelos, nota el suelo y patalea suavemente. Te ayudará a no perderte en ella. Si sigues sintiendo que te abruma paras y te vas a hacer otra cosa completamente diferente. Y vuelves a ponerte el video en otro momento. Si la segunda vez también sientes que es demasiado intenso, busca a un/a psicóloga o terapeuta para que te acompañe en este camino. Te dará seguridad, herramientas y te ayudará a ver más allá de tu ansiedad. Escuchar tu ansiedad desde tu poder es un aprendizaje, quizás los primeros días te pierdas más en la ansiedad, en el miedo. Pero tu sigue anclándote en tu poder.

Ahora vamos a empezar. Estás conectado/a con la tierra, el cielo y tu poder personal.

Y desde esta sensación le das espacio a tu ansiedad. La invitas a mostrarse y expresarse durante un rato. Date cuenta que eres tú que la está invitando ahora y que decides darle más espacio. Estás utilizando tu poder. Permítete notarla.

¿Dónde la sientes?

Fíjate en qué parte de tu cuerpo la sientes. En cómo la sientes, cómo es, de qué color, textura, forma…

Y respiras por la nariz con conciencia. Pones la atención en aflojar tu cuerpo mientras estás con tu ansiedad. Al inhalar creas espacio dentro de ti y al exhalar sueltas tensión, miedo y pensamientos. Si te ayuda puedes mover tu cuerpo, que él te guie con lo que necesita.

Y le dices a tu ansiedad: “Ahora te escucho”

Y respiras hondo por la nariz.

Le dices: “Ahora te veo”

Respiras.

Le dices: “Y estoy aquí para ti”

Respiras y le preguntas:

“¿Qué necesitas?”

Y escuchas. Deja que te responda a su manera. No tienes que buscar ni provocar nada. Simplemente escuchas.

¿Qué necesitas?

Ahora, tanto si tienes respuesta clara como si no, te das las gracias a ti y a tu ansiedad por estar presentes en vuestro mejor intento, por dedicaros este tiempo.

Y sueltas tu ansiedad, la dejas ir.

Si lo necesitas te levantas y te mueves un poco, movilizas tu energía y la ayudas a fluir.

Si tienes una respuesta, tienes información valiosa sobre lo que necesitas. Dedica ahora un tiempo a estar con esta nueva conciencia y ver qué puedes hacer para atenderte y darte lo que necesitas con tanta fuerza. Y busca una acción que puedas implementar ya. Escoges una acción concreta que harás en un espacio de tiempo concreto.

Y si no tienes una respuesta clara aún, vuelve a conectar con tu ansiedad mañana y las veces que necesites hasta que tengas más claridad. Muchas veces nos cuesta el primer día poder estar suficientemente presentes para escuchar, es normal. Sigue escuchando y la respuesta aparecerá. Y si te cuesta demasiado, pide ayuda para este trozo de tu camino, verás que es super nutritivo contar con alguien que te acompañe.

Espero que te sientas mejor y que te des lo que necesitas. Si tienes dudas o necesitas ayuda puedes contactar conmigo.

Quieres recibir más recursos en tu E-mail?

Suscribete aquí

¡Que tu día se llene de paz interior!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.