¿TE SIENTES SUFICIENTE?

¿Te sientes suficientemente bueno/a, suficientemente capaz, suficientemente valioso/a?

Hay un miedo interno en todos nosotros de no ser suficiente. De no estar a la altura de lo que nos pide la vida, de las personas que nos rodean, de nuestras propias expectativas.

Es un miedo profundo a no ser suficiente.

Podemos percibirlo en nuestras reacciones a pequeñas cosas del día a día y en como nuestros pensamientos nos cuestionan continuamente.

Hoy quiero recordarte una verdad que, a pesar del miedo, ya sabes:

SI ERES SUFICENTE

Puedes verlo en el vídeo que te comparto aquí o seguir leyéndolo debajo.

Suelta tus saboteos internos. No dejes que tu miedo te engañe. Tu mayor saboteador eres tú desde el miedo.

Todos venimos a este mundo con un alijo de capacidades y de limitaciones, todos venimos con el pack. Cada pack es singular en sí mismo, no por ello mejor ni peor.

Y no voy a justificártelo desde la lógica, porque ahí se engancha la mente y se puede poner cruel y dura.

Voy a conectarte con tu sabiduría interna. Con esa parte de ti que ya sabe y siempre ha sabido que eres suficiente.

¡Hola sabiduría! Sal a la luz por favor ¡muéstrate! 😉

Saca tu sabiduría e imagínala frente a ti. Cierra los ojos un momento y visualiza delante de ti a tu parte sabia, esa parte que todo lo sabe de ti.

Deja volar tu imaginación, que aparezca con la forma que le da tu intuición.

Mírala. Obsérvala en todo su saber.

Y mira tú reflejo en sus ojos. Mírate a través de sus ojos.

¿Cómo te ves?

Ahora pregúntale:

¿soy suficiente?

Y ábrete a la respuesta, permite que la respuesta fluya hacia ti, sea como sea.

Si has conectado con tu sabiduría habrás recibido la respuesta: si eres suficiente.

Si es así respírala, déjala entrar en ti. Si has recibido ya el sí pausa el vídeo y disfrútalo, empápate de tu sabiduría.  

Si has recibido un no o una respuesta que te duele, deberás profundizar más. Has topado con un saboteador interno que se está aferrando a la vieja creencia de que no vales suficiente.

Y es importante que si topas con un saboteador tan fuerte no te lo creas. Date cuenta de que es una parte de ti que está enganchada con el miedo, con viejos sufrimientos, culpas y creencias creadas desde el dolor.

Sabes que conectas con tu sabiduría cuando la sientes luminosa. Pero si una parte de ti te habla desde el sufrimiento es que está atrapado en él. Y a estas partes de ti debes atenderlas, no créetelas. Porque cuando nos creemos nuestros miedos nos quedamos atrapados en ellos. Y lo que necesitamos es traspasarlos para poder ver con claridad.

Tu puedes ver tus limitaciones, tus dificultades, tus errores con claridad y con amor. Puedes ver todo aquello que ahora te hace sentir mal sobre ti de una manera realista. Esto significa que ves también todas tus capacidades, tus dones, tus aciertos. Y cuando ves toda tu luz puedes vez tus sombras con respeto, y avanzar.

Cuando aceptas que eres suficiente te ves completo/a. Ya no te niegas una parte de ti.

¿Te das cuenta que si no te sientes suficiente es que no estás viendo tus brillos? ¿Qué solo ves tus sombras?

Cuando te tratas así no te tratas con justicia.

Así pues ¿Cómo decides tratarte?

¿Quieres verte con honestidad o con miedo?

Búscate un espejo o ponte el móvil para verte. Y mírate de verdad. Mírate. Mírate con tus luces y tus sombras. Con tus dones y tus limitaciones. Con tus errores y tus aciertos. Mírate entero, entera. Mírate de verdad.

Y dite:

¡Soy suficiente!

Y si te ha costado, si necesitas recordártelo, te lo escribes en el espejo o en el móvil para verlo cada día. Para que no se te olvide, para que tus miedos no vuelvan a cegarte.

¡Eres suficiente!

Si te ha gustado este artículo suscríbete a los e-mails para recibir reflexiones, ejercicios y propuestas que te acompañan y ayudan en tu camino hacia tu poder interior.

Quieres recibir más recursos en tu E-mail?

Suscribete aquí

¡Que tu día este lleno de orgullo por quién eres!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *